Comentario: El estado de los reactores de Fukushima Uno

En el comentario de hoy vamos a hablar sobre los trabajos que se llevan a cabo en la central nuclear Fukushima Uno para extraer el agua radiactiva acumulada y sobre el estado en que se encuentran los reactores.

Nos trae más detalles Hironobu Unesaki, profesor del Instituto del Reactor Experimental de la Universidad de Kioto. Primero nos explicará por qué el proceso de retirada del agua radiactiva es tan lento y después tratará el estado de los reactores.

“Hay varias razones por las que los avances son tan lentos”, empieza diciendo el profesor. “En primer lugar, el nivel de radiactividad en el punto donde se está acumulando el agua es muy alto. Por ello el tiempo durante el cual pueden permanecer en la zona los trabajadores está limitado. Esto obliga a turnarse en cortos intervalos, lo que merma la efectividad del trabajo”, añade.

Según la explicación del experto, la tarea en sí no es muy complicada. Lo único que tienen que hacer los trabajadores es transferir el agua a otro lugar por medio de bombas y mangueras. El problema es que la presencia de sustancias radiactivas en el agua exige un largo tiempo de preparación para iniciar el proceso. Por ejemplo, antes de bombear el líquido, primero hay que garantizar que el depósito receptor no tiene grietas por las que podría fugarse el agua radiactiva. En resumen, los trabajadores deben tomarse su tiempo para preparar minuciosamente cada paso sin olvidarse de medir continuamente el nivel de radiactividad.

Sobre el estado de los reactores, motivo de creciente preocupación, el profesor dice que es posible que las barras de combustible de los reactores 1, 2 y 3 estén dañadas, aunque la gravedad podría ser distinta en cada caso. A esta conclusión ha llegado tras comparar el accidente de Fukushima con el de la central nuclear de Three Mile Island, en Estados Unidos.

En el reactor número 2, explica el comentarista, una parte de las barras de combustible podría haberse fundido y, entonces, estaría fluyendo hacia el fondo de la cámara de presión. Según el profesor, podría haberse fundido una parte del revestimiento metálico de las barras de combustible y, acto seguido, el líquido se habría solidificado en forma de huevo. Dentro de este huevo estaría el uranio fundido, como si fuera la yema medio hervida.

Lo cierto, dice el experto, es que se ha producido una fuga considerable de sustancias radiactivas, tanto en la forma de agua como en la forma de vapor dentro de las cámaras de presión. La clave, advierte, es cómo contener el agua y el vapor radiactivos.

El profesor Hironobu Unesaki concluye diciendo que lo más importante ahora mismo es garantizar que la cámara de presión y el contenedor de cada reactor se mantengan estables, y, al mismo tiempo, tratar de enfriar las barras de combustible.

Anuncios

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: